Difteria: síntomas y prevención

Difteria: síntomas y prevención

Difteria: síntomas y prevención

 

La difteria es una enfermedad aguda infecciosa que se transmite a través de la tos, los estornudos, la piel o cualquier otro tipo de secreción de la persona infectada. El tiempo de contagio de las personas que no son tratadas contra la enfermedad es dentro de las dos primeras semanas. A partir de la cuarta semana es muy raro que puedan contagiar a otras personas e incluso, hay casos en los que la persona infectada no muestra síntomas, por lo que es más difícil que pueda diagnosticarse.

Las personas que sufren mayor riesgo de contraer difteria son los niños menores de 5 años y las personas mayores de 60. Todos conocemos el caso del niño con difteria que ha estado de actualidad, y hoy queremos ofreceros algunos de los síntomas de esta enfermedad y prevenciones para que sepáis identificarla en caso de que vuestro hijo pueda presentarlos:

  • Fiebre y escalofríos.
  • Malestar general en todo el cuerpo.
  • Tos y dificultad para respirar.
  • Inflamación de los ganglios del cuello.
  • Aumento de la mucosidad.
  • Uno de los síntomas característicos de la difteria es la formación de unas membranas grisáceas, gruesas densas y espesas que se han adherido a la mucosa y que pueden llegar a sangrar si intentamos quitarlas. Estas adherencias pueden llegar a bloquear la vía respiratorio y causar asfixia.

La difteria es una enfermedad de fácil transmisión, es por eso que debemos vacunar a nuestros hijos y, si sabemos que han podido estar en contacto con alguien que la tiene, lo llevemos inmediatamente al hospital, donde posiblemente se le apliquen antibióticos. Otro cuadro clásico de la difteria es la difteria cutánea (más habitual en países tropicales), que se manifiesta en la piel. Los síntomas son lesiones enrojecidas, inflamadas y dolorosas llegando a presentar úlceras cubiertas de una membrana grisácea.

Sin Comentarios

Deja tu comentario