Affinity enseña a los niños cómo alimentar a un perro

Affinity enseña a los niños cómo alimentar a un perro

 Affinity enseña a los niños cómo alimentar a un perro

 

¿Hay algo que guste a los niños más que un perro? Lo dudamos. La mayoría de los niños se sienten instintivamente atraídos por estos animales que, a su vez, responden al interés de los pequeños ya sea en casa o en la calle.

Los perros son un ejemplo de fidelidad, de amor incondicional y diversión, y por eso son el elemento ideal para que los niños crezcan desde pequeños sintiéndose queridos y sabiendo lo que es tener un amigo con el que siempre contar. Una de las ventajas de tener un perro es la responsabilidad que los niños asumen con tareas como el paseo diario o el darles de comer.

Está demostrado que los niños que crecen con un perro o dos en casa desarrollan sus capacidades emocionales en mayor medida que los que no tienen mascota y también poseen una mayor autoestima. A la hora de darles de comer, debemos enseñar a nuestro hijo qué alimentos podemos darle al perro, cuales no y el porqué de estas diferencias. La nueva campaña de Affinity nos presenta a dos perros: Laika y Chas. Laika es una cachorro que crecerá hasta pesar los 25 kilos y Chas es un perrito pequeño que no pasará de los 10. Cada uno necesita un tipo de alimento diferente, ya que los perros grandes y los pequeños no se ejercitan igual ni tienen las mismas necesidades nutritivas.


El vídeo que acompaña a la campaña “Mira cómo crecen Laika y Chas” enseña a los niños el proceso por el que pasan los perros cuando crecen, las diferentes necesidades alimenticias y claro está, dos preciosos perros que corren, juguetean con su dueño y viven sin preocupaciones. La historia de Laika y Chas le enseña a los niños lo fuerte que puede llegar a ser el vínculo entre un perro y un niño y cómo depende del dueño el que el perro sea feliz y tenga una salud de hierro. Esto se consigue facilitándole una dieta de calidad que cubra todas las necesidades del can.

Como hemos dicho antes, la relación de los niños con los perros, además de ser mágica, aporta beneficios a ambas partes, como si de una terapia se tratase. Nuestros hijos siempre tendrán con quien jugar, además del ejercicio que esto incluye, se sentirán queridos y tendrán siempre un amigo leal con el que contar.

Sin Comentarios

Deja tu comentario