Cómo evitar las peleas entre hermanos

Cómo evitar las peleas entre hermanos

Cómo evitar las peleas entre hermanos

 

La educación de nuestros hijos es algo que se trabaja en la escuela, pero también en casa. Las peleas entre hermanos son algo habitual en cualquier hogar y la educación es uno de los puntos que intervienen en que estas peleas sean más o menos habituales y en sus motivos. Si en casa y en la escuela se les enseñan ciertos valores y comportamientos, veremos como estas situaciones no son demasiado comunes.

Uno de los problemas que tienen los hermanos es el de compartir cosas. Debemos enseñarles que tener cosas en común es algo positivo entre hermanos y que, en el caso de los juguetes por ejemplo, pueden usarlos un rato cada uno, pero mejor aún es que ambos interactúen con los mismos objetos a la misma vez, para reforzar el vínculo.

Enseñarles a pedir las cosas y a ser generosos también son aspectos que, aunque parezcan obvios y lógicos, no siempre inculcamos correctamente a nuestros hijos. Pedir las cosas por favor o no levantar la voz es algo que debemos afianzar en su comportamiento para evitar que sucedan roces por falta de entendimiento entre ambos.

Los celos también son un desencadenante de peleas entre hermanos. Los padres, muchas veces, no somos conscientes de que a lo mejor dedicamos algo más de tiempo a uno que a otro. Ya sea porque tenga intereses más afines a los nuestros o porque nos busque más que nuestro otro hijo. Debemos repartir nuestro cariño y tiempo de forma equitativa para que ninguno sienta que el otro es más o que se le quiere más que a él.

La tecnología también juega un papel fundamental en estas peleas. Series, películas o videojuegos que no son aptos para su edad pueden ejercer una mala influencia en su comportamiento, volviéndolos agresivos y posesivos. Debemos controlar qué ven y a qué juegan nuestros hijos. El castigo también es algo que debemos tener en cuenta. Si nuestro hijo soluciona los conflictos de manera tranquila y utilizando el diálogo, debemos hacerle ver que ese es el camino a seguir. En cambio, si lo arregla todo con gritos y golpes, debemos hacerle entender que eso es algo que tiene que cambiar. Quitarle algún videojuego o dejarle sin algún juguete harán que entienda que no es el camino a seguir.

Sin Comentarios

Deja tu comentario