Consejos para los padres sobre los niños y la comida

Consejos para los padres sobre los niños y la comida

Consejos para los padres sobre los niños y la comida

 

La alimentación de nuestros hijos la controlamos nosotros. Nosotros somos los que hacemos la compra, le ofrecemos ciertos alimentos más o menos beneficiosos para su salud, dictamos el menú que debe tomar en el colegio y hasta la forma de preparar la comida que va a comer. Todo esto a la larga se hace pesado, pero si queremos que nuestro hija crezca fuerte, saludable y teniendo conocimientos sobre cómo debe alimentarse, es nuestra tarea. Os vamos a dar algunos consejos para que enseñemos a nuestro hijo a comer bien:

1. Acostúmbrale a lo saludable. Nosotros hacemos la compra, por lo tanto, cuando el niño nos pida algo (seguramente poco saludable) debemos ofrecerle varias alternativas más saludables. De todos modos, de vez en cuando podemos premiarle comprándole eso que tanto le gusta, pero sin demasiada asiduidad.

2. Nada de terminarlo todo. La mayoría nos hemos criado con la frase de “hasta que no esté el plato limpio no se levanta nadie”, pero esta frase trae más problemas que alegrías. Si no dejamos que nuestro hijo deje la comida que cree que le sobra, no aprenderá a escuchar a su cuerpo, y a la larga esto se traducirá en sobrepeso o algún tipo de desorden.

3. Que el niño también elija. Ellos también, aunque sean niño, deben poder elegir en cierta medida lo que van a comer. Llegar a un acuerdo sobre qué va a comer le hará sentirse más valorado, aunque siempre jugaremos con ventajas. Por ejemplo, debe elegir si quiere comer lentejas, ensalada o garbanzos, y así, escoja lo que escoja, podremos ofrecerle una comida saludable.

4. Nada de recompensas. Muchas veces, utilizamos la comida a modo de recompensa y, cuando hace algo bien, le premiamos con su dulce favorito. Esto es un error puesto que, además de reforzar la comida basura en él, estaremos haciéndole ver que la comida es un premio, y acabará siempre pidiendo lo mismo cuando haga algo bien. Dejemos eso únicamente para momentos muy puntuales como su feliz cumpleaños.

5. Somos su espejo. De poco servirá que le alimentemos bien y le obliguemos a tomar cosas que no le hagan mucha gracia si nosotros, en la misma mesa, nos ponemos a comer cosas que no le daríamos a él. Además de ser bueno para nosotros el comer saludablemente, estaremos haciendo que nuestro hijo entienda que es algo beneficioso para todos.

Sin Comentarios

Deja tu comentario